Es la cuarta vez que intentamos escribir esta entrada en nuestro blog.
El dolor, la rabia, la frustración y otros sentimientos innombrables invaden nuestras cabezas y nuestros corazones y, al final, parece que no somos capaces de escribir algo coherente sin acabar maldiciendo a unos, echando la culpa a otros, autoinculpándonos por no haber hecho más…
Así que, por cuarta vez, retomamos el teclado, habiendo pasado ya tres días del horror (de un horror más), pero sin que el dolor haya disminuido lo más mínimo.

50 personas murieron asesinadas el pasado domingo en un bar gay de Orlando (Florida). 50 personas que simplemente estaban disfrutando de un domingo de fiesta, acabaron con su sangre derramada por el suelo, mezclada con su vida. 50 personas no tuvieron un mañana, porque alguien decidió que no merecían tenerlo.
¿El motivo? Que eran homosexuales, lesbianas, bisexuales, transexuales o amigo de ellos. Que no encajaban en la idea que tenía alguien de como debe ser la gente. Que en el limitado mundo interior (y casi seguro que también limitado mundo exterior) de ese alguien, la gente que no cumple sus normas, sus reglas y sus leyes no merece seguir viviendo. Que para ese alguien su religión, su ideas políticas (o ambas) le dan poder de decisión y obra sobre la vida de los demás. Que estaba loco o que no lo estaba…

Dejamos en manos de otros más preparados y acostumbrados a estas lides el dar discursos y reclamar más vigilancia, más protección, más lo que sea que haya que reclamar. Y apoyaremos esas peticiones, si las consideramos justas y necesarias.
Pero, para nosotros, hoy toca mostrar nuestro dolor. Derramar lágrimas, vaciarnos de llanto, cogernos de la mano de otra persona que sufra como nosotros. Que sufra con nosotros.

En lo más profundo de mi corazón creo que, todos juntos, caminaremos cogidos de la mano algún día.
En lo más profundo de mi corazón creo que hoy no tenemos miedo.
En lo más profundo de mi corazón creo que la verdad nos hará libres algún día.
En lo más profundo de mi corazón creo que viviremos en paz algún día.

Condenamos enérgicamente y desde lo mas hondo de nuestro corazón el atentado homófobo que costó la vida a 50 seres humanos. Condenamos todos los atentados y asesinatos homófobos que hubo antes y que, desgraciadamente, no son tan publicitados (y asumimos nuestra parte de culpa por nuestro propio silencio). Condenamos cualquier tipo de crimen de odio, ya sea hacia nuestro colectivo, las mujeres, los emigrantes, los refugiados o cualquier otro grupo de seres humanos que alguien, en su estúpida, mezquina y enferma cabeza, pueda maquinar. Condenamos y mostramos nuestra mayor repulsa hacia aquél que se crea investido de autoridad para acabar con la vida de otro ser humano.

Pero no queremos dejar de lado nuestro dolor, porque no queremos que esta herida cicatrice en falso y se infecte. Y si las víctimas merecen toda la denuncia social del crimen que les costó la vida, también merecen que lloremos por ellos y con sus seres cercanos. Que nuestras lágrimas arrastren toda la rabia y el odio que quiere crecer en nosotros, porque no queremos convertirnos en ellos.

Recordamos a las víctimas, y acompañamos a sus familiares y amigos en estos trágicos momentos de dolor:

  • Edward Sotomayor Jr., 34
  • Stanley Almodovar III, 23
  • Luis Omar Ocasio-Capo, 20
  • Juan Ramon Guerroro, 22
  • Eric Ivan Ortiz-Rivera, 36
  • Peter O. Gonzalez-Cruz, 22
  • Luis S. Vielma, 22
  • Kimberly Morris, 37
  • Eddie Jamoldroy Justice, 30
  • Darryl Roman Burt II, 29
  • Deonka Deidra Drayton, 32
  • Alejandro Barrios Martinez, 21
  • Anthony Luis Laureanodisla, 25
  • Jean Carlos Mendez Perez, 35
  • Franky Jimmy Dejesus Velazquez, 50
  • Amanda Alvear, 25
  • Martin Benitez Torres, 33
  • Luis Daniel Wilson-Leon, 37
  • Mercedes Marisol Flores, 26
  • Xavier Emmanuel Serrano Rosado, 35
  • Gilberto Ramon Silva Menendez, 25
  • Simon Adrian Carrillo Fernandez, 31
  • Oscar A Aracena-Montero, 26
  • Enrique L. Rios, Jr., 25
  • Miguel Angel Honorato, 30
  • Javier Jorge-Reyes, 40
  • Joel Rayon Paniagua, 32
  • Jason Benjamin Josaphat, 19
  • Cory James Connell, 21
  • Juan P. Rivera Velazquez, 37
  • Luis Daniel Conde, 39
  • Shane Evan Tomlinson, 33
  • Juan Chevez-Martinez, 25
  • Jerald Arthur Wright, 31
  • Leroy Valentin Fernandez, 25
  • Tevin Eugene Crosby, 25
  • Jonathan Antonio Camuy Vega, 24
  • Jean C. Nives Rodriguez, 27
  • Rodolfo Ayala-Ayala, 33
  • Brenda Lee Marquez McCool, 49
  • Yilmary Rodriguez Sulivan, 24
  • Christopher Andrew Leinonen, 32
  • Angel L. Candelario-Prado, 28
  • Frank Hernandez, 27
  • Paul Terrell Henry, 41
  • Antonio Davon Brown, 29
  • Christopher Joseph Sanfeliz, 24
  • Akyra Monet Murray, 18
  • Geraldo A. Ortiz-Jimenez, 25

Y perdonad si no está bien redactado o si hay faltas de ortografía: la musa que nos inspira también está guardando su minuto de silencio…