johnny-ramirez

Buenos días y buen viernes:

Seguimos nuestras minicharlas con los “PadresFundadores”: esas seis personas que gestaron el proyecto del MGMC y siguen aquí, al pie del cañón.
Hoy le toca el turno a Johnny Ramírez. Tenor 1 (eso dicen…), adicto al correo electrónico y experto en resolver tramites burocráticos, es el secretario del coro y su voz digital para el mundo.
Sacamos del bolsillo nuestras 10 preguntas y estas son sus 10 respuestas:

  1. ¿Cuál fue el motivo o motivos que te “empujaron” a ser uno de los fundadores del Mallorca Gay Men’s Chorus?
    En ese momento ya cantaba en un coro junto a otros amigos, pero todos teníamos el gusanillo de hacer un poco más. Empezamos a mirar vídeos en YouTube (¿se pueden decir marcas?) y “descubrimos” coros gais de todo el mundo. Coros que, además de cantar, bailaban. Coros que hacían un espectáculo muy diferente al que suele hacer un coro tradicional. Coros que, además, trabajaban por la visibilidad positiva y la integración del colectivo LGTB en la sociedad. ¿¡Quién podía resistirse a esa mezcla!? Evidentemente, yo no pude.
  2. ¿Se han cumplido tus expectativas?
    ¿Qué si se han cumplido. Total y absolutamente SÍ ¡Y varias veces! Si alguien nos hubiera dicho en aquellos días que íbamos a hacer tantas cosas en tan poco tiempo, creo que todavía estaríamos riéndonos. Pero eso sí: sigo añadiendo nuevos objetivos, expectativas y sueños a la lista. Sería una grandísima equivocación pensar “ya está todo conseguido”, y menos con solo tres años de vida.
  3. ¿Cuál crees que ha sido el momento más feliz para el coro en estos tres años?
    Uf… Difícil… Creo que hay varios momentos que fueron mágicos para el coro, tanto musicalmente como en otros aspectos: el día de nuestro estreno, el viaje a Londres, cantar en el programa de “Alaska y Coronas” junto a La terremoto de Alcorcón, organizar el primer festival internacional de coros gais de España… Pero si hay que elegir uno, me quedo con la entrega del Siurell Rosa 2014. Recibir el reconocimiento del colectivo LGTB en nuestra propia tierra creo que es una de los mayores alegrías que podíamos esperar.
  4. ¿Y para ti, en concreto?
    Jajajaja ¿Solo uno? ¿En serio?
    He tenido cientos. Podría contarte muchos momentos felices de cara al respetable: cantar y escuchar los aplausos del público en cada concierto; nuestro primera actuación en público; ver el Cadogan Hall de Londres lleno de gente, puesta en pie, aplaudiendo nuestra actuación; ¡cantar en la “tele” con La Terremoto de Alcorcón! Y también podría contarte muchos momentos felices en los ensayos, en las cenas de después, durante los trayectos en autobús… Pero si debo elegir uno, me quedo con cuando cantamos “Bridge Over Troubled Water” en aquel lejano primer concierto. Ver levantarse por primera vez el telón, encontrarnos con un teatro lleno de gente, la explosión de aplausos y “bravos” al terminar esa canción, los nervios acumulados durante un año y medio de trabajo convertidos en lágrimas de pura felicidad… Todo eso quedará guardado en mi corazoncito para el resto de mi vida.
  5. No te lo podías creer cuando…
    ¡Nos embarcábamos rumbo a Londres! Un coro de gente aficionada como nosotros, con poco más de año y medio de existencia, invitados por el coro LGTB más veterano de Europa a cantar en el Cadogan Hall de Londres. ¿Quién dice que la magia no existe?
  6. Mira hacia atrás: ¿cambiarías algo de estos tres años?
    Nada. Ni una coma. Somos lo que somos y hemos llegado a donde hemos llegado por la mezcla de todos nuestros aciertos y errores. Claro que hemos tomado decisiones erróneas y hemos hecho cosas mal y muy mal (y las seguiremos haciendo, somo humanos). Pero intentamos mejorar y aprender de lo malo y de lo bueno, porque esto también forma parte irrenunciable de la experiencia de vivir y crecer, hasta para un coro.
  7. Ahora mira hacia adelante: ¿qué ves en los próximos tres años?
    ¡Mucho trabajo! Creo que cada día hay que intentar dar un poco más de nosotros y hacerlo un poco mejor. Y si siendo el desastre que somos hemos logrado subir un par de escalones… ¡Imagina en tres años más!
  8. Convénceme para que sea parte del coro.
    ¿Te gusta cantar, bailar, pasarlo bien, divertirte y no te asusta el trabajo y el compromiso? ¿Te imaginas viviendo una mágica locura con banda sonora y ser tú el que ponga esa banda sonora? ¿Y hacer todo esto rodeado de amigos y compañeros que se lo van a pasar tan bien como tú? ¡Pues este es tu coro!
  9. Ahora, convénceme para que os vaya a ver a vuestros conciertos.
    Seamos sinceros: no somos los mejores ni cantando ni bailando. Pero te puedo asegurar que nadie pone más energía, entusiasmo y amor que nosotros en cada segundo de cada minuto de cada concierto. Y si al terminar no sales con una gran sonrisa en la cara mientras te preguntas ¿en serio ya ha pasado una hora y media?… ¡te devolvemos el dinero!
  10. ¿Quieres añadir algo más?
    Lo haré, cayendo en uno de los tópicos más usados del mundo (pero no por ello menos sincero).
    Quiero dar las gracias al público que nos sigue y nos quiere, y están ahí concierto tras concierto. Gracias a todos los que nos apoyan y nos animan a seguir con nuestro trabajo. Gracias a los que han tenido y siguen teniendo fe en este proyecto. Y, sobre todo, a mis compañeros por estos tres años  de trabajo y compromiso, y por los tres siguientes. Y los siguientes. Y los siguientes. Y…

Y esto es todo por hoy. ¿A quién le tocará mañana? 😉