Buen jueves:

¿Por dónde empiezo? Quiero contaros tantas cosas, que no sé muy bien por donde atacar…

El pasado viernes 27 de julio estrenamos nuestro nuevo espectáculo “Hello, Musik!”. Tras seis meses de preparación, ensayos y trabajo, se levantó el telón del Auditori de Manacor y… ¡nos quedamos sin aliento! Unas butacas llenas de gente. Un teatro donde no cabía un alma más. Y nuestras ganas de enseñar  nuestra “criatura” a esas 800 personas que atiborraban la sala se multiplicaron por mil.

¿Qué decir de esa noche? Pues que un público entregado desde la primera canción hasta la última, puesto en pie y bailando entre las butacas, coreando nuestras canciones (vivimos siempre juuuuuuuntooooooos…), dando palmas y pidiendo más y más, nos hizo a nosotros un regalo inolvidable: la mejor noche del MGMC.

Y no queremos dejar de dar las gracias a toda esa gente que, de una manera u otra, intervino en este gran momento. Gracias a La Terremoto de Alcorcón y a su prima Pepa Charro, por encontrar hueco en su más que apretada agenda y estar con nosotros en este momento tan especial. Y a Edu Morlans, por esa bajada de escalera y por ese medley de Mecano que puso al público en pie y que tanto gustó (sobre todo a nuestro Dire jijijijiji). A Bilonda, siempre dispuesta a acompañarnos con su presencia y su gran voz. A Carlos Gramaje, actor de musicales donde los haya, que ya hace un año vino a nuestro bautismo y no quiso perderse este estreno. A Rafel Fiol, por esa María incomparable. A Juana Maria Peralta, Javi Martorel y Nando de Luque por esa “ricura” de niños (impagables en sus papeles). A Bernat Pujol, por escribirnos los textos para nuestro especial musical. A Juanjo Martínez, porque el momento Bad Romance no habría sido posible sin su coreografía (y perdón por el maltrato hecho a tu creación… lo de bailar lo hacemos tan bien como hablar ruso…). A Toni Socies y Rafel Brunet, por ayudarnos con la escenografía e interpretación. A Joan Barceló, director de esa Jove Orquestra Balear que nos puso la “carne de gallina” en algunos momentos. A “nuestros” músicos, que nos acompañan concierto tras concierto, dándolo todo.
Seguro que me dejo a alguien (ya sabéis que mi disco duro no es precisamente último modelo) y pido disculpas desde ya por los olvidos. No dudéis que el agradecimiento es enorme, aunque no ponga vuestros nombres aquí.

Y ya está bien de rollos… Aunque ya os adelanto que el fin de semana todavía nos deparaba otra gran alegría.
Pero de eso, os hablaré mañana 😉

PD: Aquí os dejo una breve (pero muy breve) muestra de lo que fue este concierto.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.