Foto de grupo del primer ensayo del MGMC (26-10-2012) Entrevista al MGMC en el ültima Hora el 5 del noviembre del 2012

Entrevista para IB3 en el primer ensayo del MGMC ()27-10-2012 Artículo sobre el MGMC en el Mallorca Zeitung el 08-11-2012

Buenos días:

Hoy es un día muy, muy, muy especial para nosotros.
Hoy hace un año que “nació” esta querida criatura que es el Mallorca Gay Men’s Chorus.

Aunque el proyecto se empezó a gestar unos meses antes (imaginaros: dar de alta la asociación, registrarse en todos los registros, darse de alta en el Ayuntamiento… meses de papeleo y trámites), el 27 de octubre del 2012, después de unas pruebas de selección con mucha gente interesada, tuvimos nuestro primer ensayo. ¿Os acordáis lo que costó encontrar un lugar para ensayar? ¿Y la de veces que cambiamos de sitio? A ese primer ensayo vino hasta la tele (aquí podéis ver el vídeo) Y la cara de la gente era un poema de nervios y nervios. Y algún nervio que otro.

Después vino otro ensayo, alguna suspensión… Pero poco a poco la cosa fue tomando forma y color y logramos encarrilarnos. Unos días después la prensa recogía el “parto” (aquí un bonito pdf y aquí otro) y eso nos fue dando cada vez más ánimos.

¿Qué más contaros? Pues que pusimos cariño, trabajo, ilusión, esfuerzo, horas, nervios, alguna lágrima, chuches, muchas risas, cenas, días de playa, cafés, ensayos, movimientos escénicos (si digo baile o coreografía me pegan), discusiones, enfados, reconciliaciones, felicitaciones… Y creo que todo eso se nota en el resultado que ahora podéis ver (aunque esté feo que uno hable bien de sí mismo, hoy me lo voy a permitir)

No voy a dar ningún nombre. No ahora al menos. Pero gracias a todos los que nos han ayudado y apoyado desde ese primer día (e incluso antes)
Y, sobre todo y por ser hoy el día que es, gracias a todos los componentes de este coro ( y aunque suene a tópico, esta gran familia) por todo lo que aportasteis, todo lo que aportáis y todo lo que, sin lugar a ninguna duda ni pequeña, aportareis. Por esos ensayos tan divertidos y productivos, por esos conciertos agotadores en los que ponemos todo lo que tenemos dentro y lo dejamos salir para que el público (ese gran público) se pase una hora y cuarto que se la hace corta y quiera más. Por los miles y miles de güasaps, por los ánimos y abrazos cuando alguno está un poco bajo. Por las felicitaciones de cumpleaños, las fotos de las cenas, las de la playa, las de las vacaciones, las de los perros, las de los gatos…

Y lo dejo, que tengo cierta tendencia a enrollarme. Solo decir que ha sido un gran año y que el próximo será, sin dudarlo, muchisísimo mejor. Y que espero que en el segundo aniversario, la lista de todas esas cosas buenas que tendré contar será más larga. Mucho más larga.

¿Os lo vais a perder? 😉