Buenos días:

Hoy estamos entre carreras, nervios, escalas, piopiopios y kikikis, partituras voladoras (y temblorosas), miles de cables por el escenario, coristas perdidos y encontrados, algún quenollegoquenollego, gestos de tonto al vernos en la prensa (por ejemplo en el Diario de Mallorca)… ¡Si hasta la tele a venido a grabar el ensayo!

Han sido meses de trabajo intenso, emoción, dedicación y ganas de hacer las cosas bien. Y en unos momentos complicados para el colectivo gay (pensemos en lo que pasa en Rusia, en Francia, en Egipto… O, sin ir tan lejos, al lado de nuestra casa con las recientes agresiones a personas por el simple hecho de “no ser como los demás”…) creemos que es un buen momento para aportar nuestro granito de arena y dar a este colectivo un poquito más de visibilidad.

Hoy estaremos sobre el escenario, dispuestos a dar lo mejor de nosotros. De cada uno de nosotros.
No seremos los mejores cantantes del mundo, ni nos moveremos con la gracia y elegancia que tenía de Nureyev, ni tendremos el vestuario de un montaje del Moulin Rouge…
Pero a ganas de hacer que lo paséis bien y disfrutéis de nuestro espectáculo… ¡¡¡No nos va a ganar nadie!!!

Nos vemos en breve.
Buenos días y ¡buena música!